El Costo de La Oportunidad

Siempre tenemos que tomar decisiones en nuestras vidas.  Puesto que solo puedo hacer una cosa a la vez, tengo que escoger que es más importante en aquel momento.  Es lo mismo por todos.  Si se quiere hacer algo, se tiene que tomar una decisión.  Por ejemplo, si yo quiero escribir esta entrada del mio blog en español, obviamente no voy a escribirlo también en italiano o frances.  En termínos de la economía, se llama opportunity cost, o la costa de la oportunidad.  Aprendí este termíno hace muchos años cuando era estudiante, y nunca se me olvidó.  Si se quiere hacer una cosa, no se puede hacer otra cosa.

Es una de las ideas más sencillas de economía, pero es algo en que pienso mucho.  Recientemente, he tenido escoger entre muchas cosas.  Anoche, como te he dicho, se me ofreció otra oportunidad a trabajar en el restaurante mexicano.  Bueno, no fue una oferta, pero la mesera me dijo que fueron buscando un nuevo empleado.  Yo quería decir a ella que yo quería el puesto, pero me dió miedo a hablar con el cantinero en español.  Cuando vine a casa, tuve que tomar una decisión.  ¿Yo iría hoy para hablar con él, o me quedaría en casa evitar la oportunidad aprender más español?  A ver, todavía estoy en casa, no?

La verdadera rázon por escribir hoy no es el puesto en un restaurante, pero es qué quiero hacer en respeto a los idiomas.  Cada día, tengo que tomar desiciones entre cual idioma prefiero estudiar.  Un día es español, otro día es italiano, etc. pero el problema tengo es que sobre todo, siempre quiero practicar español, aún cuando yo debería estar estudiando otro.  Entonces, ¿qué debería hacer?

Tengo metas de aprender tres idiomas más en mi vida.  No es necesario aprender todos dentro un tiempo corto, pero yo empiezo creer es más útil a mi solo aprender español.  No es decir que no quiero continuar aprender otros idiomas, pero me di cuenta que el español es más útil que los otros idiomas.  Puedo hablar bastante bien y tengo más oportunidades aquí a practicar con otros, mientras mis oportunidades hablar con italianos por ejemplo, son muy limitadas.  El problema tengo es que no puedo decidir si mi decisión es basada en el deseo mejorarme el español, o solo estoy flojo en aprender otros idiomas.  Tengo libros y más para aprender, y siempre puedo estudiar cuando quiero, pero me pregunto si es mejor solo estudiar cuando tengo ganas a estudiar.  A veces, me siento como tengo un maestro que esta juzgandome, pero la verdad es que el único maestro es yo.  Si me aburre de aprender, me rendiré.  Todavía, no lo sé.  Solo puedo hacer una cosa a la vez.  Me encanta hablar en español y quisiera hablar tan perfecto como sea posible, pero si decido enfocar totalmente en español, tendré que dejar los otros idiomas, por lo menos por un rato.

Bueno, parece que va a nevar mañana por todo el día.  Si no, tal vez yo debería ir al restaurante para hablar con el cantinero.  Por supuesto, ya estoy haciendo excusas por qué no puedo ir, pero quizás la nieve no se caerá.  Odio cuando no puedo tomar decisiones por mi mismo.  En todo caso, yo debería ir.  Adios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s