La Historia De Mí.

Hace catorce años, yo hice una decisión que afectó mi vida para siempre.  Bueno, en aquel momento, fue una decisión fácil para hacer yo.  Después de graduarme desde la escuela secundaria, yo había decidido ingresar en una universidad.  Aquí en los EEUU, esto es lo que hacen la mayoría de estudiantes después de graduarse.  En realidad, después de terminar mis estudios en escuela secundaria, yo me sentía demasiado cansado a continuar estudiar en una universidad, y si no fuera por la presión de la sociedad dudo que yo hubiera ido.  Sin embargo, todos mis amigos iban a universidades y yo pensaba que esto fue una buena decisión para mí también.  Para ser honesto, nunca me sentía cómodo con la idea de decir adios a todos mis amigos y comenzar una vida nueva en un lugar extraño.  No obstante, yo hice lo que la sociedad me dijeron  y fui a la universidad.

Una cosa yo debería haber dado cuenta fue que yo crecí en una familia humilde.  Siempre teníamos las cosas necesitabamos a sobrevivir pero nunca teníamos cosas lujosos.  Yo tenía suerte a asistir una escuela excelente, pero la costó una fortuna a mí familia.  Cuando llegó el momento a ir a la universidad, mí familia no tuvo el dinero necesario, así que si yo quisiera ir, yo tendría que pedir para préstamos.  Yo no entendí en aquel momento que estas préstamos sería enorme y fue muy posible que yo tendría que pagarlos por un largo tiempo después de graduarse de la universidad.  En aquel entonces, no me importaba, porque yo estaba convencido que ir a la universidad fue la decisión correcto.

Yo iba a la universidad de fairfield en el otoño de 1999.  Yo iba a esta universidad porque estuvo cerca de mi hogar, aunque tenía que vivir allá.  Yo odiaba la idea de ser lejos de mi hogar, pero todos mis amigos fueron mudarse alrededor todo el país.  Desde el primer momento de vivir allá, lo odiaba.  Le extrañé a mi hogar y mis amigos y yo odiaba el hecho que la universidad no era como mi escuela vieja.  Me quedé allá por cinco semanas, pero yo vine a casa por una fin de semana y decidí que yo nunca iba a regresar.

Aunque mí madre no había gastado un centavo a mandarme allá, ella estaba furiosa conmigo.  A este día, no sé porqué, pero desde el momento que yo regresé a casa, nosotros discutíamos todo el tiempo.  No estoy seguro si yo sabía en aquel momento, pero esto fue el principio de una depresión muy profunda para mí.  Yo había gastado muchísimo dinero y ahora yo tuve préstamos que tuve que pagar.  Obviamente, no me había graduado y fui a trabajar pleno tiempo.

Los próximos diez años fueron lo más difíciles en mi vida.  Me hice enojado sobre muchas cosas.  Tuve mal genio.  En verdad, yo estaba muy triste, pero no lo vi.  Claro que fueron momentos de felicidad, pero durante este tiempo, yo perdí amistades y perdí las relaciones en mi familia.  Aun cuando yo pensé que era feliz, en realidad, nadie lo creyó.  Sí, yo tuve mis cosas y tuve un trabajo, pero no tuve una vida.  No fue hasta que yo alcancé el fondo que me di cuenta como difícil sería a subir.

Hace como tres años, yo aprendí que mi padre tenía problemas de salud.  Yo estaba enojado a aprender esto porque nadie en mi familia me habían dicho nada de esto hasta que él tuvo que ir al hospital.  Mi padre no había sido un bueno modelo a seguir para mí, pero como niño, yo no sabía mejor y a él yo defendí.  A pesar de sus defectos como padre, yo quería creer que el era un buen hombre.  Me tomaba años tras años a ver que el no era un buen padre y si yo quería ser mí propio persona yo tuve que dejarlo atras.  En aquel noche cuando aprendí que el tuvo problemas de salud, yo dejaba todas mis sentimientos explotar.  Durante diez años me sentía solo, deprimido, triste, todos los emociones malos que yo podría sentir y el nunca hizo nada a ayudarme.  En realidad, cuando por fin yo hablé con mi madre, ella me dijo muchas de las razones que él y ella fueron divorciados.  Él fue un abusador de ella y de sus hijos.  No me recuerdo muy bien, pero él me golpeó cuando era muy chiquito.

Cuando todo esto comenzo a salir, yo decidí que fue el momento cambiar mi vida.  Nadie salvo yo era responsable por mi vida.  No quería estar triste.  No quería estar enojado con mi padre.  Yo quería ser la persona yo había sido antes de ser un adulto.  Creeme, esto no fue una desición yo hice en una noche, y no ha sido fácil.  He estado subiendo fuera de la depresión desde hace dos años y mientras me siento mucho mejor, no es fácil cambiar todo.  Obviamente, si lees mis entradas aquí, has visto los momentos cuando quiero rendirme.  Pero no lo hago.

He pasado por mucho en mi vida.  No todo ha sido mal, pero yo permití demasiadas cosas molestarme.  Me alegro que estoy aquí esta noche.  Hace unos meses, creo que había alcanzado un punto dónde yo pensaba que nada sería mejorar para mí, pero yo traté de mantener la fuerza y gracias a la ayuda de mis amigos y mi familia, me hice más feliz y más determinado vivir una vida mejor.

No es fácil estar feliz todo el tiempo, pero es mucho mejor que estar triste.  Todavía tengo mucho trabajo hacer para ser la persona quiero ser, pero paso a paso, estoy más cerca.  Bueno.  Yo debería acostarme ahora, pero gracias por escuchar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s