Un Buen Día

Hoy es sábado y me estoy sentado en mi casa sin mucho hacer.  Bueno, eso es una mentira.  Hay bastante cosas yo podría estar haciendo, pero no tengo ganas hacer mucho de nada.  Supongo que sería una buena idea limpiar la casa un poco antes que Verónica viene a visitarme.  Vale, todavía faltan ciento quince días, más o menos hasta que ella viene.  No es decir que me gusta tener una casa desorganizada, pero como hombre, tiendo esperar hasta el último minuto hacer las cosas.  Como siempre, he estado haciendo listas de las cosas tengo que hacer entre hoy y el día que ella llega.  Cada habitación tiene que ser limpiado y creo que hay algunas cosas yo debería comprar para hacer todo más cómodo por ella.  Pero a pesar de estas cosas, no sé que hacer ahora mismo.

En realidad, he tenido la oportunidad hablar mucho con ella esta tarde y por eso estoy muy feliz.  Me gusta la idea que ella y yo podemos pasar bastante tiempo hablando los sábados hasta que ella y yo podemos estar juntos en persona.  Obviamente, puede ser difícil encontrar tiempo durante la semana porque ella y yo tenemos horarios muy distintos, pero siempre estamos libres los sábados.  Hoy, ella tuvo planes con sus amigos, pero estaba libre en la tarde, así que hablabamos por dos horas.

He estado pensando en cosas hacer durante su viaje aquí y una cosa que le sugerí fue a cocinar la cena por mi madre un día durante la semana.  Verónica le gustó la idea y me sugirió que nosotros cocinamos paella.  Yo nunca he probado paella, pero es algo yo debería haber probado en Madrid.  Creo que Verónica y yo vamos a ir de compras juntos a comprar todo lo que necesitamos y luego vamos a cocinar todo en la casa de mi madre.  Por supuesto, tendré que pedir permiso usar su cocina, pero creo que mi madre le gustará la idea.  Nos da tiempo conocernos bien y mi madre no tendrá que cocinar.

Yo deseo que ella y yo tuvieramos más tiempo que una semana juntos, pero tenemos que estar satisfecho con esto por ahora.  Creo que es posible cambiar cosas para nosotros antes que yo pensé originalmente.  Es decir, si trabajamos juntos, creo que puedo mudarme en menos de un año.  Todavía tengo que terminar el año aquí, pero quisiera estar en Madrid por abril o mayo del año que viene.

Bueno.  Creo que ahora yo debería preparar mi cena y acostarme.  Mañana es domingo, mi día menos favorito de la semana, pero no tengo más remedio.  Tengo que ir.  En todo caso, quiero decir que a pesar de mi odio por los domingos, estoy muy feliz, gracias a Verónica.  Estoy un hombre muy afortunado.  Buenas noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s