Cómo La Conocí (parte 5)

Alguna vez que Vero estuvo en España de nuevo, comenzamos en hablar cómo ibamos a vivir juntos.  Obviamente, no iba a ser tan fácil como comprar un billete de avión a España y ir.  Yo tuve mi trabajo, mi apartamento, mi coche, no mencionar mi familia y mis amigos.  Vivir en España sería muy más complicado que mudarme a cualquier otro sitio de los EEUU.  Tuve que dejar toda mi vida tras y comenzar de nuevo en un país extranjero.  ¿Podría hacerlo yo?

Al principio, el plan era mudarme en abril de 2016.  Esto sería seis meses después de pasar la semana juntos en octubre.  Vero odiaba la idea de estar seperados por seís meses más después de esperar seis meses a vernos en octubre.  No sabía que hacer.  Quería mudarme, pero al mismo tiempo, tuve que poner en orden todas mis cosas.  Por fin, un día, yo no aguantaba más y dije a Vero que ibamos a estar juntos en febrero, no en abril, y esto le hizo a ella muy feliz.  Por supuesto, todavía tuve el problema de trabajo.  El proceso de conseguir permiso de trabajar en España es bastante largo y complicado.  No podía mudarme a España sin trabajo, pero no tuve ningúna idea cómo podía conseguir algo.

Cada día yo trabajé en conseguir una manera estar con Vero más pronto.  Yo busque tan muchas cosas como podía en el internet, pero casi todo me dijo que podría tomar más de un año a conseguir permiso a trabajar y yo tendría que estar en los EEUU hasta que tuve permiso.  Esto fue inaceptable.

Y luego, una noche, algo se me ocurrió.  “Vero,” le dije, “puedo preguntarte algo?”  Dijo que si.  “Si tu y yo fueramos casados, sería todo esto muy más fácil?”

Cuando su respuesta fue, “Sí, por supuesto,” casi se me cayó de mi silla.

“¿Porqué no me dijiste esto antes, cariño?”

“No sé.  No quería presionarte.”

En realidad, no sabía si quería reírme o llorar.  Si yo fuera a mudarme a España, mi intención siempre era a casarme con ella.  Bueno, tal vez no sería tan romantíco como las peliculas, pero si podríamos estar juntos más pronto, yo haría cualquier cosa necesario.  “Vero,” le dije de nuevo,”quieres casarte conmigo?”

Ya lo sé.  No soy un principe azul cuando se trata de proponer, pero yo quería estar con ella y yo sabía que ella quería estar conmigo.  Esto sería la ruta más rápido estar juntos, o así pensabamos.  Cuando ella dijo que sí, estaba súper feliz.  Ella me dijo que estaba llorando en España y yo sabía por fin que ella entendió que tan serio yo era estar con ella.

Ahora, toda la fantasía se hizo realidad.  Ibamos a casarnos en España y ibamos ser una familia.  Estaba bastante abrumado, pero al mismo tiempo, nunca me había sentido tan feliz.  Estabamos cada vez más cerca estar juntos y yo podría notar que mi vida iba a ser asombrosa.  Ahora, tuve que decir adios a mi vida anterior.  Más de esto la próxima vez.  Hasta luego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s