Cómo La Conocí (parte 6)

Cuando decidimos vivir juntos en febrero de este año, signífica que yo tuve que hacer muchas cosas a la vez.  Primero, tuve que mudarme fuera de mi apartamento.  Por fortuna, mi madre me permitió vivir con ella durante mis últimos meses en los EEUU.  Segundo, y esto fue bastante difícil, tuve que hablar con mi jefe sobre mi trabajo.  El y yo había trabajado juntos por 18 años.  Yo había acabado una semana en Chicago para ser el gerente principal de mi trabajo y ahora tuve que despedirme.  A mi sorpresa, él reaccionó bastante bien y mi último día sería en febrero.

Por supuesto, tuve que decir adios a mis amigos y mi familia.  Me hizo triste pensar en no ver a la gente quien había sido un parte tan grande de mi vida, pero yo había gastado demasiado tiempo en mi vida preocupandome sobre otra gente y no por mi bienestar.  Era el momento vivir por mi mismo, y tuve que decir adios.  Nunca en mi vida tuve que hacer algo tan difícil, pero yo sabía que fue a mejorar mi vida.

Cuando vino febrero, tambien vino un frío nunca en mi vida había experimentado.  El día que por fin yo iba a salir de los EEUU y viajar a España a quedarme permanente fue uno de los días más frío en mi vida.  Fui al aeropuerto con mi madre y mi mejor amigo y solo puedo recordar que tan frío fue en Nueva York.  De hecho, el vuelo estaba retrasado porque no pudieron llenar el tanque de gas.  Fue congelado. Bueno, supongo que esto no me ayudó mis nervios mucho, pero después una hora en retraso, llegó el momento a dejar mi vida en los EEUU y comenzar con mi vida en España.

No me sentí muy bien durante el vuelo y no pude evitar en pensar en mi familia, mis amigos, mis cosas, todo lo que yo había dejado.  Yo sabía que quería estar con Vero, pero ¿estaba listo a comenzar con una vida nueva?  Obiamente, estos son preguntas había tenido durante todos los meses tuve que esperar a estar con ella.  Pero, cuando llegó el vuelo, cuando por fin yo pasé aduanas, y por fin, yo vi a Vero, esperandome, todas mis dudas desaparecieron.  La abrazé tan fuerte y yo podría sentir los latidos de su corazón y yo sabía por fin yo estaba en casa.  Sin embargo, esto no es el fin de la historia.  Cosas nunca van tan bueno en la vida real.  ¿Quieres saber más de que pasó cuando por fin yo vivía en España?  Te diré mucho más muy pronto.  Hasta entonces.

Cómo La Conocí (parte 5)

Alguna vez que Vero estuvo en España de nuevo, comenzamos en hablar cómo ibamos a vivir juntos.  Obviamente, no iba a ser tan fácil como comprar un billete de avión a España y ir.  Yo tuve mi trabajo, mi apartamento, mi coche, no mencionar mi familia y mis amigos.  Vivir en España sería muy más complicado que mudarme a cualquier otro sitio de los EEUU.  Tuve que dejar toda mi vida tras y comenzar de nuevo en un país extranjero.  ¿Podría hacerlo yo?

Al principio, el plan era mudarme en abril de 2016.  Esto sería seis meses después de pasar la semana juntos en octubre.  Vero odiaba la idea de estar seperados por seís meses más después de esperar seis meses a vernos en octubre.  No sabía que hacer.  Quería mudarme, pero al mismo tiempo, tuve que poner en orden todas mis cosas.  Por fin, un día, yo no aguantaba más y dije a Vero que ibamos a estar juntos en febrero, no en abril, y esto le hizo a ella muy feliz.  Por supuesto, todavía tuve el problema de trabajo.  El proceso de conseguir permiso de trabajar en España es bastante largo y complicado.  No podía mudarme a España sin trabajo, pero no tuve ningúna idea cómo podía conseguir algo.

Cada día yo trabajé en conseguir una manera estar con Vero más pronto.  Yo busque tan muchas cosas como podía en el internet, pero casi todo me dijo que podría tomar más de un año a conseguir permiso a trabajar y yo tendría que estar en los EEUU hasta que tuve permiso.  Esto fue inaceptable.

Y luego, una noche, algo se me ocurrió.  “Vero,” le dije, “puedo preguntarte algo?”  Dijo que si.  “Si tu y yo fueramos casados, sería todo esto muy más fácil?”

Cuando su respuesta fue, “Sí, por supuesto,” casi se me cayó de mi silla.

“¿Porqué no me dijiste esto antes, cariño?”

“No sé.  No quería presionarte.”

En realidad, no sabía si quería reírme o llorar.  Si yo fuera a mudarme a España, mi intención siempre era a casarme con ella.  Bueno, tal vez no sería tan romantíco como las peliculas, pero si podríamos estar juntos más pronto, yo haría cualquier cosa necesario.  “Vero,” le dije de nuevo,”quieres casarte conmigo?”

Ya lo sé.  No soy un principe azul cuando se trata de proponer, pero yo quería estar con ella y yo sabía que ella quería estar conmigo.  Esto sería la ruta más rápido estar juntos, o así pensabamos.  Cuando ella dijo que sí, estaba súper feliz.  Ella me dijo que estaba llorando en España y yo sabía por fin que ella entendió que tan serio yo era estar con ella.

Ahora, toda la fantasía se hizo realidad.  Ibamos a casarnos en España y ibamos ser una familia.  Estaba bastante abrumado, pero al mismo tiempo, nunca me había sentido tan feliz.  Estabamos cada vez más cerca estar juntos y yo podría notar que mi vida iba a ser asombrosa.  Ahora, tuve que decir adios a mi vida anterior.  Más de esto la próxima vez.  Hasta luego.

Cómo La Conocí (parte 4)

El mes de octubre pareció ser muy lejos desde el verano de 2015.  No pude pensar en nada más de ver Veronica en mi país, los EEUU.  Ella había ido a casi todos los países de europa, pero nunca había visto los EEUU.  Ella estaba muy emocionada a ver Nueva York y cosas así.  Yo tuve que planear todo perfectamente y yo estaba tan nervioso que iba a decepcionarla.  Por fortuna, mis amigos y mi familia me sugirieron varios sitios podemos visitar durante su visita.  Solo tuvimos una semana juntos y queremos hacer muchas cosas!

Yo sabía que tuvimos que ver Manhattan pero también quería enseñarla que tan bonito es Massachusetts en el otoño.  Además de esto, no podríamos evitar presentarla a mi madre en Connecticut.  En solo una semana, tuvimos mucho que hacer.

Me acuerdo muy bien el día cuando fui a recogerla desde el aeropuerto de Nueva York.  Nunca había conducido al aeropuerto de Nueva York antes y tuve miedo de perderme en algún barrio en Nueva York.  Yo sabía que tuve que estar en el aeropuerto muy temprano así que yo llegue como cuatro horas tan temprano.  Yo fui a tomar un café y yo esperé, y esperé, y esperé.

Por fin, ví que su vuelo había llegado.  Yo estaba tan nervioso que mis manos estaban sacudiendo muchísimo y no pude quedarme tranquilo.  Cuando por fin ví a ella salir de las puertas, yo la abrazé tan fuerte y dije, “Bienvenida a los EEUU.”

Yo podría escribir una entrada aquí sobre cada día de nuestra semana juntos, pero no os quiero aburrir, pero yo diré que fue la mejor semana de mi vida.  Una noche, comimos en casa, como pareja.  Un día, le enseñé la ciudad donde yo he crecido.  Un otro día, pasamos la tarde con mi madre.  Un día, aún tuve la oportunidad hablar por teléfono con sus padres, en español!  Qué susto!  Por supuesto, fuimos a Nueva York y a pesar del frío, divertimos mucho.  Una noche, fuimos a Massachusetts a cenar y pasar la noche.  Antes de sabíamos, la semana había acabado y ella tuvo que regresar a España.  Habíamos sacado muchos fotos juntos y yo sabía que este semana habría haber cambiado mi vida para siempre.  Yo tendría mis memorias, pero yo sabía que memorias no serían suficiente.  Yo sabía que Vero y yo fueran destinados estar juntos para siempre.

Ella lloró mucho cuando tuvo que salir y nunca en mi vida había sentido yo más triste a decir adios a alguien.  Yo odié dejarla salir, pero ahora fue el momento comenzar en trabajar.  Ahora, había muchas preguntas contestar.  Yo quería estar con ela, ¿pero, cómo?  ¿Como podemos estar juntos?  ¿Como iba yo regresar a España, y podríamos vivir juntos?  Si yo iba a vivir en España, tendría que trabajar, y resulta que no es tan fácil simplemente llegar y pedir trabajo, sobretodo en España.  Tal vez todo esto era un cuento de hadas, y ahora, habíamos alcanzado la parte más duro.  ¿Como ibamos estar juntos?

Después tantos momentos de felicidad, ahora tuvimos que trabajar muy duro si fueramos a vivir juntos.  Supongo que la parte más duro comienza en la próxima entrada.  Hasta entonces.

Cómo La Conocí (parte 3)

Venir a casa fue una de las cosas más difícil tuve que hacer en mi vida.  Claro que estaba muy emocionado a ver a mi familia y mis amigos, pero al mismo tiempo, fue muy difícil regresar a mi vida cotidiana después un viaje tan increíble.  Yo había aprendido muchas cosas sobre mi, mi vida, y qué quería hacer.  Como me sentí en el aeropuerto, esperando mi vuelo a casa, no pude evitar en pensar en Vero y cómo yo podría verla de nuevo.  En solo 28 días, mi vida había cambiado muchísimo.  Ahora, tuve que decidir si iba a seguir con mi vida nueva o si iba a regresar a mi vida aburrida que había tenido antes.

Yo debo decir antes que nada, Vero nunca quería tener una relación de larga distancia conmigo.  Me dijo una y otra vez que sería mejor solo estar amigos, pero cada día que yo estuve en los EEUU, yo quería más y más estar con ella.  Al principio, pensé que ella podría venir a vivir conmigo, pero parece que ella tuvo una vida bastante bueno en España y no sería justo para mi pedir que ella dejar todo a vivir en los EEUU conmigo.

Hablábamos sobre cosas y por fin, un día, ella me dijo, “Vale, quiero tratar.”  Ella quería tratar de tener una relación conmigo a pesar de estar en dos paises distintos, muy lejos de uno a otro.  Yo estaba ilusionado, pero ahora, tuve mucho a pensar.  ¿Como es posible tener una relación de larga distancía con alguien en otro país?  Hablábamos cada día, pero fue tan difícil puesto que ella fue seis horas adelante.  Cuando yo vine a casa después de trabajar, ella fue lista a acostarse.  Cada mañana, le envié un mensaje a decir, “Buenas días,” pero en realidad, era dos de la tarde por ella.

Me encantó hablar con ella cada día, pero fue muy difícil tener una novia tan lejos de mi.  Hablábamos de hacer un viaje a los EEUU, pero a veces, dudé que iba a pasar.  Sin embargo, un día, ella me dijo que tuvo días de vacaciones y quería viajar a pasar una semana en octubre conmigo en los EEUU.  Ahora yo era anfitrión y yo tendría la oportunidad enseñarle mi país!  Estaba muy emocionado y comence en contar los días hasta que ella vino a verme!  Tuve que hacer un plan a impresionarla si yo quería seguir con este relación!  ¿Cómo lo hice?  Bueno, tienes que seguir en leer.

Cómo La Conocí (parte 2)

Bueno, ahora sabes como la conoci a mi mujer, pero supongo que ahora quieres saber como un encuentro al azar en una sala de chat había convertido en un romance.  Obviamente, hay más a esta historia.

Cada noche después aquel fatídico domingo, Verónica y yo hablamos por la noche usando Skype.  Al principio, me dió verguenza hablar con mi terrible acento, pero ella no me rió y después un rato, me sentí cómodo hablando con ella totalmente en Español.  Esto había sido mi meta cuando llegue a España y después tres semanas, por fin yo estaba hablando como había querido hacer.  Hicimos planes conocernos en persona el próximo sábado y mientras yo estaba sumamente emocionado, tuve mucho miedo también.

Cuando planeaba el viaje a España, dije a mi mismo que no estaba viajando a buscar novia.  Sí, que chulo sería encontrar una Española, pero en realidad, yo sabía que tuve que regresar a los EEUU y sería muy doloroso decir adios a alguien si yo nunca podría verla de nuevo.  Mi proposito en viajar a España era aprender y disfrutar mi tiempo libre, nada más.  Casi escapé.  Me alegro que no lo hice.

El sábado vino y yo no pude controlar mis nervios.  Ella iba a venir al barrio donde me quedaba, Lavapiés, y ibamos a ir a tomar algo.  Cuando me llamó y me dijo que estaba cerca, yo fui a la calle a saludarla.  Oí sus botas primero.  Yo sabía inmediadamente que fue ella.  Como me acercó, pensé a mi mismo, “Oh boy, she’s beautiful.”  Yo había visto fotos de ella en Facebook, pero en persona, no tuve palabras.

Fuimos arriba a presentarla a la gente que vivía en el apartamento donde me quedaba y pasabamos algún tiempo hablando en mi habitación.  No pude creer que tan cómodo yo estaba y mientras hablabamos, yo comence en pensar que había algo especial sobre este mujer.

Como americano, yo no estoy acostumbrado salir a la calle tan tarde, pero parece que aquí en España, nada comienza hasta la noche.  Fuimos en busqueda de un buen café, pero cada cafetería fue llena de gente.  Me preocupaba que nuestra cita iba a ser un desastre, pero por fin encontramos un café pequeño donde ella y yo pudimos sentarnos y hablar por un rato.  Ella me ofrecio un donut, pero estaba tan nervioso a comer nada.  De hecho, casi no terminé mi café, pero lo hice y poco a poco, me sentí más tranquilo.  Yo pensé que después de terminar nuestro café, regresaríamos a mi apartamento, pero resulta que ella tuvo otros planes.

En lugar de regresar al apartamento, comenzamos andar hacía el centro de Madrid.  Ella me llevó a la Plaza Mayor, La Puerta Del Sol, La Gran Via, y más allá.  Yo nunca había estado más allá de La Gran Vía y me preocupé que ibamos a perdernos en la ciudad.  Yo sé ahora que en realidad, estabamos muy cerca al trabajo de Vero, pero ella no me dijo esto.

Después de caminar y caminar y caminar, paramos en una plaza y sentamos en un banco.  Bueno, en verdad, solo era un grande pedazo de cemento, pero nos sentamos allí por más de una hora y yo aprendí más cosas sobre España en estas momentos que había aprendido en todo mi tiempo allí antes.  Eventualmente, se puso el sol y tuvimos regresar.  Caminamos a mi apartamento, y después hablar un poco más, ella tuvo que ir a casa.  Yo caminé con ella al Metro y le di un abrazo antes de salir.  Como yo regresé al apartamento, pense a mi mismo, “Bueno, nunca voy a verla de nuevo.”

Tuve una mezcla de emociones aquel noche.  Estaba tan feliz a pasar todo un dia hablando con alguien en español, y al mismo tiempo, ella fue increíble!  Al mismo tiempo, estaba tan triste a saber que en solo cinco días, yo iba a regresar a los EEUU y dudaba que iba a verla de nuevo. Así que, ¿qué pasó?  ¿Como es posible que ella se hizo mi esposa?  Más de este asunto cuando pueda.  Sigue leyendo.

Cómo La Conocí. (parte 1)

*Siempre he querido escribir el cuento de cómo conocí a mi mujer.  De veras, siempre ha sido un cuento de hadas, pero cada vez pensaba en escribirlo, algo me detuvo.  Tal vez no es tan interesante como yo pensaba.  Tal vez en realidad no es un cuento de hadas, sino un largo historia que nadie quiere escuchar.  Por supuesto, me gusta contar la historia, pero ¿hay alguien que en realidad quiere escucharlo?  Supongo que he decidido contar la historia por mi propio beneficio y si nadie le gusta, para ser honesto no me importa.  Esto es la primera parte.  No sé cuantas partes serán en total.  Es mi vida.  Yo decidiré.

Todo comenzó hace un año.  El 17 de mayo, 2015 a ser exacto.  Fue día 18 de mi viaje solo a Madrid, un domingo.  Si quieres saber más sobre mi viaje a España, todo comenzó aquí, y hay un montón de entradas antes puedes leer si te interesan.  (Esto es la primera entrada en que he mencionado mi sueño de hacer un viaje a España.)  Después de dos semanas y media en Madrid, yo había comenzado aburrirme un poco.  No había visto ni una mitad de las cosas que se puede ver en Madrid pero puesto que tuve que ir solo y de pie, fue difícil para mi encontrar cosas yo podía hacer cada día.  Yo había ido a Starbucks más que me gusta decir y después de pasar la mañana sacando fotos de un cine y de La Puerta del Sol yo decidí pasar el resto de la tarde en casa.  Yo no quería estar tan perezoso, así que yo decidí que debería encontrar una manera practicar español aún si yo no iba a salir de la calle por el resto de la noche.  Yo recordé un sitio de web, se llamó SharedTalk, cual era patrocinado por Rosetta Stone, el programa más famoso del mundo por aprender idiomas.  Era una sala de chat para personas quien quería practicar otros idiomas.

Bueno, pues, normalmente, estas salas de chat en realidad no sirven para nada.  Las conversaciones pueden ser muy repetitivo.  “Hola, ¿qué tal?  ¿De donde eres?  ¿A qué te dedicas?  ¿Tienes familia? Bueno, adios.”  Siempre he encontrado que es lo mismo.  Salvo esta noche.  Aquel noche fue distinto.  Vale, no me acuerdo quien dijo “hola” primero, pero sospecho que fui yo. Solo me acuerdo hablar por mucho tiempo.  Se llamó Verónica y desde el primer momento, me hizo feliz hablar con ella.  Hablábamos de cosas más interesante de sólo donde vivimos o a qué nos dedicamos y yo encontré que yo estaba muy cómodo hablando en español con ella.  Ella me dijo que tan mucho la amaba la cultura de los EEUU, sobretodo Starbucks, y yo le dije que tan impresionado yo fui con Madrid.  Hablábamos de cosas ridículos, como ella tenía muchas ganas probar un hot dog de Nueva York.  Le dije que ella estaría decepcionada.  Al principio, ella no sabía que yo estuve en Madrid.  Pensó que yo estuve en los EEUU, pero cuando le dije que no, yo estuve en Madrid de vacaciones, ella quería enseñarme más cosas de su país.  Aquel noche, yo fui a la cama muy contento haber hecho una amiga nueva.  El próximo día, escribí esto en mi blog:

La última cosa de que quiero hablar es un poco al azar.  Anoche, por fin hice una amiga nueva, cual es genial, pero la conocí en el sitio del web donde busco gente para practicar hablar español.  Bueno, ella vive en las afueras de Madrid, pero creo que la podría haber conocido en mi cuarto en los EEUU, no aquí, verdad?  No me estoy quejando, pero me encuentro chistoso que durante todo el tiempo estaba aquí, no pude encontrar nadie aquí en persona, pero anoche, la encontré en el internet.  En todo caso, ella era muy simpatica y espero que podamos hablar mucho más.

En aquel momento, no podria haber sabido que esa mujer estaría la mujer de mis sueños.  Sin embargo, yo sabía que me gustó mucho hablar con ella y tuve muchas ganas hablar más.  Me hace muy feliz a decir que por suerte ella y yo hemos hablado cada día desde esa primera conversación.  Cada día.

Bueno, supongo que ahora quieres saber como fue nuestra primera cita cara a cara.  No te preocupes, te lo voy a decir, pero tienes que esperar hasta la próxima entrada.  Hasta entonces!

Hay Tanto Que Hacer y Tan Poco Tiempo

Me he sentido un poco vago recientemente cuando se trata de mis estudios del español, así que creo que he tratado de hacer muchísimo hoy para seguir el ritmo.  Es decir, he escrito una entrada aquí, he visto algunas peliculas en español, he tratado de hablar por lo menos cinco a diez minutos a la vez, fui a buscar trabajo en Illescas y he inscrito en una clase gratuito por internet para aprender como enseñar inglés como segundo idioma.

Estoy cansado, pero quiero seguir porque creo que tengo que practicar mucho cuando tengo la oportunidad.  Ya lo sé, no es beneficiario estudiar tan mucho en un día y casi nada en un otro día, pero he estado fuera de mis estudios por algunos días y quiero ponerme en marcha.  La clase gratuito puede ser interesante, como supuestamente va a enseñarme ser mejor profesor de inglés.  No voy a recibir ningún certificado ni nada oficial, pero por lo menos me da la oportunidad aprender como ser profesor.  La clase dura seis semanas, pero parece que tal vez puedo hacer cosas antes de tiempo y yo podría terminar la clase más pronto, no sé.  En todo caso, espero que pueda terminar todo porque creo que me podría ayudar muchísimo.

Yo sé que ahora es más importante que yo encuentro un trabajo que me gana dinero en lugar de algo que yo encuentro divertido, pero si puedo tener ambos cosas, ¿porqué no?  Parece que voy a tener un trabajo como profesor en algún sitio, es que ahora no sé donde.  Creo que voy a ser buen profesor y espero que cuando llegue el momento volver a los EEUU todo mi experiencía aquí me ayudará.

Tengo este semana y la semana que viene a trabajar en mejorarme un poco más con mi español.  Creo que la semana después, Vero y yo vamos a viajar a León a visitar sus padres, y puede ser difícil encontrar el tiempo estudiar. Es interesante hacer la comparación entre estudiar español y usar español.  Cuando estudio el idioma, me siento como yo sé casi todo pero cuando tengo que usar el idioma en situaciones cotidianas es mucho más difícil.  Es como mi cerebro va más despacio cuando tengo que poner en acción todo lo que he aprendido.

Bueno, ahora tengo que ir a preparar la cena para mi esposa y yo.  Espero que podamos hablar mucho más muy pronto.  Hasta la proxima.